CLINICA DENTAL HORTZEKI


Ir al Contenido

PREVENCIÓN Y SALUD BUCODENTAL

Importancia de mantener una boca sana

La boca juega un rol fundamental en nuestra salud y bienestar general.

Es el primer órgano del aparato digestivo y gracias a ella podemos recibir, triturar y tragar nuestros alimentos. También participa activamente en la percepción del sabor y el sentido del gusto, asi como en la respiración.

Una boca sana facilita nuestra relación con el mundo que nos rodea, ya que es uno de los elementos más útiles que tenemos cuando recién nacemos y durante nuestra vida, para descubrir la consistencia y textura de las cosas y además nos permite hablar y realizar distintos gestos y sonidos con los que nos comunicamos con las demás personas.

Sus características externas forman parte de nuestra apariencia física. Por consiguiente, son importantes en la imagen que proyectamos y el tener una boca agradable favorece las relaciones humanas y eleva nuestra autoestima.

Una boca sana es el reflejo de un cuerpo sano y de una persona bien integrada en la sociedad. Cuida la salud de tu boca y visita al odontólogo por lo menos dos veces al año.

El cepillado de los dientes

El correcto cepillado permite remover los restos de alimentos y los microorganismos que se adhieren a los dientes, dejando las superficies dentarias limpias. Así se favorece la acción de la saliva que contiene elementos químicos que protegen el esmalte.

La mejor marca de cepillo es la que sostiene la mano de la mamá, es un dicho empleado en nuestra profesión, ya que los niños difícilmente logran limpiar bien sus dientes, por lo que la ayuda y control de los padres siempre será fundamental.

Es muy importante que se cepille perfectamente los dientes antes de ir a dormir, pues durante la noche transcurren muchas horas en las que sus dientes serán perjudicados por las bacterias formadoras de caries.

Frecuencia de Cepillado

El número de veces que el niño debe cepillar los dientes, depende del número de veces que coma. ASÍ DE SIMPLE.

Con el cepillado de los dientes sucede lo mismo que con otras partes del cuerpo. Lo habitual es que un niño se duche una vez al día, pero si hace deporte y suda o si se ensucia por alguna razón, deberá bañarse nuevamente. Lo mismo sucede respecto a la limpieza de las piezas dentarias. Si come algún alimento, se deberá cepillar inmediatamente.

Siempre hemos sabido que nos debemos cepillar los dientes, por lo menos 3 veces al día, ya que ese es el número de comidas que habitualmente hacemos. Si el niño tiene la mala costumbre de ingerir alimentos más veces en un día, más frecuente deberá cepillar sus dientes.

El cepillar los dientes es como barrer el suelo con una escoba, cuando se barre, se debe mirar si se ha limpiado bien e igual será al cepillar los dientes, ya que deberá observar si se han higienizado debidamente.

La mejor manera de cepillar es observándose con atención frente a un espejo y limpiar todas las superficies de todos los dientes. Practica junto a tus hijos y enséñales con el ejemplo. Siempre podéis consultarnos sobre la mejor manera de cepillarse los dientes.

¿Por qué debo ir al odontólogo cada 6 meses?

Ir al dentista es algo que generalmente no nos provoca placer. Siempre encontramos una buena excusa para aplazar nuestra visita y es común que no estemos acostumbrados a acudir si nada nos molesta o duele.

Queremos que reflexiones acerca del siguiente concepto: Acudiendo regularmente al dentista, se puede prevenir la aparición de las enfermedades de la boca y es posible darles tratamiento cuando recién aparecen y nos han causado relativamente pocos daños.

Así, los tratamientos que necesitemos seguramente serán sencillos y económicos, comparando con lo que sucedería si no vamos con frecuencia a un consultorio dental y dejamos que se produzcan en nuestra boca daños de mayor consideración.

Con el avance de la Odontología, no existe razón para que el tratamiento dental sea algo doloroso o molesto. Cada día los equipos, materiales e instrumental que utiliza el dentista son más cómodo y seguros para el paciente.

No dejes pasar más tiempo y visita al odontólogo, pues por lo general las enfermedades de la boca son de naturaleza crónica y dañan progresivamente nuestros tejidos.

¿Por qué debo restaurar mis dientes?

Toda pérdida de tejido dentario, ya sea por caries dental, golpe o desgaste, debe ser reparada y toda pieza dentaria perdida debe ser reemplazada, porque:

1. La pérdida de una parte del diente lo debilita, pudiendo causar molestias o dolor u originar una infección de la pulpa dentaria. Lamentablemente, los dientes no tiene la capacidad de regenerarse por si solos.

2. Al perderse un diente o varios, se rompe el equilibrio que normalmente existe en la boca para masticar adecuadamente. Ello ocasiona progresivamente movimientos indeseables de los dientes cercanos y se desencadena un problema mayor que afecta a los tejidos que soportan a las piezas dentarias, los músculos de la masticación e incluso a la articulación de la mandíbula.

Existen muchas técnicas y materiales para restaurar satisfactoriamente sus piezas dentarias y remplazar los dientes perdidos, logrando excelentes resultados funcionales y estéticos.

No descuides tu boca. Recuerda que mantener tus dientes sanos es mejor que tener que restaurarlos.

La ortodoncia

La Ortodoncia es la especialidad de la Odontología que se ocupa de estudiar, prevenir y corregir la mala posición de los dientes y las alteraciones en el crecimiento de los huesos maxilares.

Los dientes en mala posición no solo afectan la apariencia física de las personas, sino que además pueden generar:

  • Masticación deficiente.
  • Transtornos que predispongan a una respiración inadecuada.
  • Dificultad para pronunciar algunas letras y palabras.
  • Alteraciones en los músculos de la cara y en las articulaciones de la mandíbula.
  • Mayor predisposición a la caries dental y a la enfermedad de encías.
  • Afecciones en la personalidad, autoestima y conducta de la persona.
  • Riesgo de sufrir mayor daño en los dientes anteriores, frente a un golpe o caída.


PROBLEMAS ORTODÓNCICOS:

Hay dos grandes grupos de problemas ortodóncicos:

1.- Problemas dentarios Aquellos que se originan por una mala posición de las piezas dentarias, sin estar alterada la ubicación y las relaciones de los huesos maxilares.

En ellos la Ortodoncia es sumamente eficaz y contituyen el 70% de los casos.

2.- Problemas esqueléticos Aquellos que se producen por una alteración en el crecimiento y desarrollo de los maxilares, los que no se ubican adecuadamente en relación al cráneo.

Los maxilares podrán encontrarse hacia adelante o hacia atrás de su posición normal, modificándose notoriamente el perfil y la armonía facial de la persona. La relación entre ambos maxilares estará alterada, lo que originará una mala relación entre las piezas dentarias superiores e inferiores.

En estos casos será más efectivo realizar un tratamiento a temprana edad, para aprovechar y/o controlar en lo posible las fuerzas del crecimiento y desarrollo.

Tipos de Tratamiento de Ortodoncia

Hay dos grandes tipos de tratamientos ortodóncicos:

1.- Los definitivos, que se realizan cuando el niño tiene presente todas sus piezas dentarias permanentes.

2.- Los interinos, que se realizan cuando el niño aún tiene dientes de leche o solamente algunos permanentes erupcionados. Se hacen para evitar males mayores en el futuro.

En ambos tipos de tratamiento, el paciente recibirá aparatología correctora y deberá asistir periódicamente al consultorio para efectuarse sus Controles. deberá cuidar muy bien los elementos de terapia y mantendrá una buena higiene de su boca.

La colaboración de los padres y del paciente siempre será muy importante para que se logren resultados óptimos.

Inflamación de las encías

La inflamación de las encías (gingivitis) es una enfermedad producida por la acumulación de bacterias en el surco que existe entre la encía y el diente.

Estos microorganismos producen toxinas que irritan la encía, la vuelven más rojiza y la hacen sangrar aún con el cepillado habitual. Cuando este acúmulo de bacterias se calcifica con los minerales presentes en la saliva, se forma el sarro, que produce una mayor inflamación de las encías.

Esto constituye la primera etapa de la enfermedad crónica llamada "Enfermedad Periodontal" que destruye los elementos que soportan al diente (el hueso, la encía, los ligamentos y el cemento de las raíces), produciendo movilidad y finalmente la pérdida de las piezas dentarias.

Para tener encías fuertes y saludables es necesario que el odontólogo le realice una limpieza (profilaxis) por lo menos cada 6 meses y que Ud. practique una correcta técnica de cepillado y emplee rutinariamente el hilo dental.

Dolor y molestias en los músculos de la cara y en la articulación de la mandíbula

Muchas personas sufren crónicamente dolores de cabeza, molestias o sensación de cansancio en los músculos de la cara y del cuello, sensibilidad en el área cercana a los oídos e incluso mareos o vértigos.

Pudiera ser que hayan acudido al médico sin identificarse la causa o que estas molestias hayan sido confundidas con otras enfermedades y tratadas inadecuadamente, por lo que la incomodidad persiste siendo cada vez menos soportable.

Es común que este tipo de molestias se relaciones con los dientes, los músculos de la masticación y la articulación temporomandibular. También se manifiesta esta sintomatología por traumatismos, ausencia de piezas dentarias, stress, mala mordida, etc.

Algunos de los síntomas que se presentan son: sonidos y crujidos al abrir o cerrar la boca, dolor muscular, desgaste de los dientes, apretar o rechinar los dientes, dolor o molestias a nivel de la articulación y poca armonía en los movimientos de la mandíbula.

Blanqueamiento dental

Conforme pasan los años, las piezas dentarias cambian paulatinamente su color. Este es un proceso natural e irreversible, que se agrava con la ingestión habitual de de algunas sustancias que pigmentan los dientes, tales como: el café, el té, el cigarro, las bebidas gaseosas, algunas frutas y verduras, los condimentos y colorantes, etc.

Si Usted no está satisfecho con color de sus dientes, es bueno que sepa que el odontólogo dispone de métodos simples y seguros para darle a sus piezas dentarias una tonalidad más clara y a Usted una sonrisa más agradable.

Existen diversos métodos de blanqueamiento dental supervisados por el odontólgo y de comprobada efectividad. Actúan sin dañar el esmalte de sus dientes y eliminando las sustancias y pigmentos que le dan a las piezas dentarias las coloraciones no deseadas.

Algunos son administrados por Usted en su hogar por el lapso de 1 semana y otros son aplicados directamente por el dentista en el consultorio dental.

Para diagnosticar este tipo de problemas, es necesario que el paciente acuda al odontólogo y que éste analice en detalle el estado del sistema masticatorio.

Es muy importante tratar estos problemas cuando recién aparecen, pues en su mayoría son cuadros crónicos que empeoran y producen mayores daños a los tejidos, conforme pasa el tiempo. En ciertos casos, los daños que se producen son irreversibles.

La Halitosis o mal aliento

La halitosis como problema social

La halitosis o mal aliento es un problema relativamente común en la población y según diversos estudios está originado en un 90% de los casos en la boca. Este transtorno puede llegar a afectar las relaciones interpersonales y a disminuir la autoestima

Principales causas del mal aliento

El mal aliento está relacionado a diversas causas, las que detallamos a continuación:

  • Lesiones de caries dental amplias: cuando las piezas dentarias han sido seriamente dañadas por la acción de las bacterias formadoras de caries dental (placa bacteriana) se forma un ambiente propicio para el desarrollo de un conjunto complejo microorganismos, restos de alimentos, toxinas, fluidos gingivales, etc. que pueden generar halitosis.


  • Enfermedad de encías (enfermedad gingival o periodontal): en ciertos casos, el mal aliento se puede deber a la presencia de bolsas periodontales, que son espacios que se forman entre la raíz y el cuello de alguna o algunas piezas dentaris, dentro de las cuales se desarrollan bacterias anaerobias.


  • Acúmulo de sarro o tártaro El sarro o tártaro es una sustancia dura que se fija a la superficies dentarias que está formado por bacterias que se calcifican por acción de los minerales de la saliva. Se forma con mayor frecuencia en la cara lingual de los incisivos inferiores y en la cara labial de las molares superiores, lugares en íntima relación con las glándulas salivales mayores.


  • Problemas del aparato digestivo o respiratorio: En pocos casos, el mal aliento puede generarse a partir de otros segmentos del aparato digestivo o respiratorio.


La principal causa de la halitosis

Por lo general la halitosis o mal aliento se origina a partir de ciertas bacterias que se desarrollan en el tercio medio y posterior de la lengua, que es una zona que por lo general no es adecuadamente higianizada.

Estos microorganismos tienen la particularidad de producir sustancias ácidas que contienen sulfuros y que originan el olor característico desagradable. A esto se puede sumar en ciertos casos, el depósito de material mucoso que proviene de la nariz y el acúmulo de restos de alimentos, que agravan el cuadro.

¿Qué hacer si tenemos halitosis?

Lo primero que debemos hacer si sospechamos o padecemos de este mal, es acudir al odontólogo, para que éste determine si presentamos o no halitosis. Si fuera el caso, el analizará a qué se debe y nos dará pautas para mejorar nuestra higiene bucal.

PÁGINA DE INICIO | QUIENES SOMOS | INSTALACIONES | TRATAMIENTOS | TÉCNICAS | SERVICIOS Y FACILIDADES | PREVENCIÓN Y SALUD BUCODENTAL | DONDE ESTAMOS, CONTACTO | PIDE TU CITA | Mapa del Sitio


Regresar al contenido | Regresar al menú principal